Madrid: 91 218 61 28 | Andalucía: 95 566 49 67 | Barcelona: 93 299 09 74 comercial@decoratel.com

La tradición manda y todos los pueblos y grandes ciudades de España empiezan a montar su propio belén, bien con una gran maqueta que montamos en el hogar o con el tradicional pesebre viviente en colegios, iglesias o centros públicos. Para decorar un belén se suelen utilizar telones de fondo bastante más pequeño que los usados en los teatros. Esta tradición se remonta según los datos más antiguos de que se dispone sobre el año 1252 en el monasterio de Füsen, en Alemania. En España la primera representación del nacimiento de Jesús tuvo lugar en la catedral de Barcelona en el año 1300.

Salvo que sea un diorama, en los pesebres vivientes con representaciones activas de los personajes, los decorados empleados son más elaborados y adaptados a las dimensiones del escenario. Las pequeñas obras de teatros cristianas suelen representarse por alumnos de primaria y llevan un vestuario acorde a los personajes bíblicos desarrollándose la escena delante de telones de fondos pintados con paisajes bíblicos o nevados.

Para las decoraciones en obras dedicadas a la navidad, los telones para fondo de escenario suelen ser grandes recreaciones de la época en una arquitectura hebrea donde se destaca la artesanía y la piedra.

La navidad está siempre representada por el nacimiento de Jesús, festividad religiosa en la que los cristianos celebran su nacimiento. El fondo de estas obras de teatros religiosas también conlleva la explicación de los valores universales sobre el ser humano y de su relación con el prójimo.

Entre esos valores está la generosidad, humildad, gratitud, solidaridad, reconciliación, paz, amor… donde el nacimiento del Niño Jesús es motivo de festividad, y su enseñanza cobra vida en la humanidad. Durante esta época estamos llamados -más que nunca-, a vivir los valores que sobresalen en la tradición navideña.

Es muy típico en teatros ver este tipo de obras con fondos de escenarios que van cambiando en función de la escena representada. Dar el salto de los telones a la gran pantalla para la recreación de la navidad en un contexto más moderno como el que se hace en el cine, se presta a dar mucho más juego con un fondo más sentimental que se lleva a escenarios reales o al menos con un fondo de decorado mucho más contemporáneo y actual. En este tipo de películas dedicadas en un ambiente navideño, la acción se centra en personajes desvalidos que buscan una solución mágica o divina, centrándose la acción en valores moralizantes principalmente.