Madrid: 91 218 61 28 | Andalucía: 95 566 49 67 | Barcelona: 93 299 09 74 comercial@decoratel.com

Lo primero que se nos viene a la cabeza con el término interiorismo es siempre decoración, partiendo de la base  y como referencia el que está relacionado con el hogar, podemos decir que su principal objetivo es acompasar colores, tejidos, mobiliario, un espacio para crear una armonía y un estilo que representa la raíz personal de la persona que lo habita. Lo mismo sucede cuando vamos a un hotel, aunque este tipo de interiorismo es más bien orientado al comercial y neutro también se hace representar con una imagen corporativa. Pero, ¿qué ocurre en el caso del interiorismo teatral?. A diferencia de la decoración casi perpetua que se hace en el hogar o en un hotel, la decoración de un teatro comporta dos grandes apartados, el primero íntimamente ligado a su estilo arquitectónico y el segundo a las adaptaciones que se suceden con cada obra de teatro.

Pero cuando se construye un teatro se tienen en cuenta los acabados y espacios para más tarde revestirlo con un estilo decorativo que le da su sello personal por mucho tiempo, sobre todo lo que más impresiona cuando entramos en un teatro además de su amplitud la sensación de envoltura son sus grandes y majestuosos telones donde su fabricación supone en ocasiones una parte importante de la inversión. En los teatros clásicos como los construidos a la italiana su fabricación ha de tener en cuenta la altura del escenario para que la formación de la blonda esquinera sea vistosa pero sin empequeñecer el espacio escénico.

Al igual que los diseños más clásicos también están los más austeros o minimalistas como los telones a la americana de apertura horizontal, destacando en este caso su bambalinón. Pero, ¿son representativos estos telones y otras decoraciones anexas a las distintas obras de teatro?, no tendría por qué, para ello está el interiorismo escénico que recrea  o ambienta los fondos en muchos casos a las distintas partes de la obra, porque entre acto y acto al cerrarse los telones un equipo coordinado en tematización puede cambiar radicalmente un escenario en menos de cinco minutos, porque pensemos que a veces los juegos de luces y sombras pueden ayudar a variar el fondo de un escenario que junto con el cambio de telones decorativos es más que suficiente para recrear una escena, sobre todo si los telones nos transmite profundidad o perspectiva.

Un ejemplo de decorados que representan con solvencia al espectáculo de una gran obra de teatro, lo encontramos en la ya conocida y magistral obra de “Moby Dick” tantas veces reconocida que mencionada como referencia en algunos de nuestros artículos, se pueden observar los decorados corpóreos y los juegos de iluminación que envuelven el escenario como si estuviésemos en un embravecido mar. En definitiva podemos decir que los telones de fondos decorativos para teatros cumplen una función básica en la recreación de escenas, pero gracias a otras técnicas escenográficas se pueden lograr auténticas maravillas con la utilización de elementos corpóreos que ofrecen un gran realismo y ambientación.