Madrid: 91 218 61 28 | Andalucía: 95 566 49 67 | Barcelona: 93 299 09 74 comercial@decoratel.com

Cuando hablamos de cine infantil hay que tener en cuenta con especial atención el fin, moraleja y valores que se quiere transmitir con este tipo de películas, en la mayoría de los casos entrañables, sensibles, divertidas y por qué no, también con unas pinceladas de dramatismo e inquietud para hacer que ese cóctel de emociones hagan saltar a los niños y niñas de los alzadores para butacas en los que se sientan.

La socialización de los niños y niñas comienzan por la educación de los padres y madres, ellos mismos van aprendiendo por imitación en sus primeras etapas a través del juego, en el colegio, entre amigos cuando acuden al parque de su barrio, participando de las tareas de la casa para tomar como valor la cooperación y otras normas de convivencia. Pero si hablamos del cine, hace algunas décadas no existían las producciones que podemos encontrar con tanta variedad y además con guiones narrativos de los personajes infantiles más elaborados y adaptados a la realidad cotidiana de hoy día, por ello, ¿somos conscientes de los tipos de valores o contravalores que los más pequeños pueden absorber?, está claro que los filtros que pasan hoy día el cine infantil son muy estrictos y aunque su cota de mercado sigue ocupando una escasa presencia frente al cine convencional, las pocas películas infantiles que se hacen cuentan con el respaldo de la gran mayoría de la crítica e instituciones públicas para su exhibición.

Como ejemplos tenemos varias películas infantiles que a modo de referencia nos pueden servir para entender el tipo de mensaje que transmiten, el primero “Madagascar 3 de marcha por Europa”, una película que transmite AMISTAD (aunque existan discrepancias entre los personajes), SOLIDARIDAD, respeto por el medio ambiente, colaboración, pero también hay algunos matices velados de crueldad cuando entre los personajes se ríen de los defectos, también hay envidia, egoísmo, etc… Contravalores que personificados en una caricatura animada no invaden tanto a los más pequeños, pero en definitiva ¿qué niño o niña no es posesivo o egoísta durante su etapa de crecimiento y aprendizaje?.

En este tipo de películas se ven reflejados muchos niños, porque en su vida diaria dichos valores y contravalores son los que se entrecruzan y rigen sus vidas, especialmente con un mayor porcentaje los valores positivos como la humildad, el amor, la unión, aceptación de las diferencias, la confianza en los demás, son ejemplos que podemos ver en otras películas como son Ratatouille o Shrek. Este tipo de películas son una buena opción para ir todos juntos en familia y luego al finalizar la película más tarde comentar con los niños determinadas conductas de socialización, ello ayudará a los niños a adquirir una consciencia integradora hacia los demás y constructiva. En definitiva de lo que se trata es de hacer ver a los niños y niñas que en la vida hay que dedicar siempre más atención a los demás que a uno mismo.

Para terminar este artículo, hay que reseñar que estos estímulos, además de las experiencias o materiales didácticos con los que los niños ven un acicate y motivación para ir aprendiendo, constituyen una herramienta imprescindible en su desarrollo. Este proceso mediante el cual los niños aprenden a diferenciar lo aceptable (positivo) de lo inaceptable (negativo) en su comportamiento se le llama socialización. Se espera que los niños aprendan, por ejemplo, que las agresiones físicas, el robo y el engaño son negativos, y que la cooperación, la honestidad y el compartir son positivos.