Madrid: 91 218 61 28 | Andalucía: 95 566 49 67 | Barcelona: 93 299 09 74 comercial@decoratel.com

Cuando estamos realizando un búsqueda en internet haciendo referencia a las palabras claves “elevador infantil de niño” nos pueden salir dos tipos de resultados, aunque el que más nos va a ofrecer el buscador son los que se usan en los coches, cambiando mucho el resultado que obtendríamos si hacemos la búsqueda con el añadido de “para butacas” pues entonces nos saldrían los que se usan en los cines. Los elevadores infantiles de niños usados en los coches se diseñan para ofrecer una seguridad adecuada a los niños que aún no superan el 1,35 mts de altura o que tienen menos de 12 años. Estos sistemas de retención cuentan con una estructura rígida con unos anclajes que se acoplan a los cinturones de seguridad para inmovilizarlos. En algunos modelos se pueden regular en inclinación y en otros su asiento y respaldo son fijos, especialmente cuando los niños ya tiene una altura más adecuada para ir más erguido.

En cambio si nos referimos a los elevadores infantiles para butacas de cines son completamente diferentes, aunque su funcionalidad es la de posicionar a los más pequeños unos centímetros más alto, este alzador es solo apto para su uso en asientos de cines. Su diseño tiene forma de cuadrado y si le damos la vuelta se asemeja a un recipiente. Sus componentes son de pvc y cuenta con una forma ergonómica para que los niños se sienten cómodamente y puedan ver bien la película.

En la fabricación de un alzador infantil para butacas de cines se tienen en cuenta que los bordes no tengan aristas afiladas y la parte inferior que apoya en el asiento haga de agarre, por ello llevan una pequeñas estrías, con el objeto de que no deslice.

Otra cualidad de los alzadores infantiles para butacas de cines homologados es que cuentan con un tratamiento ignífugo para que en caso de incendio éste no prenda llama alguna y no la propague. Pensemos que en los cines y teatros todos los elementos decorativos y constructivos han de estar fabricados y pensados para aguantar las llamas producidas por un posible incendio, además han de estar homologados para espacios de pública concurrencia y pasar los ensayos de no emisión de gases tóxicos.

Volviendo a las diferencias que hay entre las sillitas infantiles usadas en los coches y los elevadores infantiles que encontramos en los cines, podemos decir que la seguridad tanto en unos como en otros varía mucho a consecuencia de la funcionalidad que van a tener, en los elevadores infantiles para coches se distinguen tres tipos de sillitas, las que se usan para los recién nacidos hasta los 13 kgrs (45-75cms), siendo su diseño en forma de capazo y su colocación en el asiento trasero es en sentido contrario a la marcha del vehículo. El segundo grupo va de los 9 Kg a los 18 Kg (hasta 105cms), para niños de 6 meses a 4 años de edad aproximadamente. El tercer grupo supone un cambio sustancial con respecto a los dos anteriores, ya que estos elevadores se componen de un asiento acolchado más sencillo y un respaldo erguido para niños de entre 100 y 135cms, es importante reseñar que estos asientos siempre han de ir acompañados de su respaldo.

En cuanto a los materiales empleados en la fabricación de los elevadores infantiles para coches llevan un compuesto de polipropileno, poliestireno expandido, nylon, policarbonato o poliacetal, llevando como refuerzo importante una aleación de acero y aluminio en su interior con forma de placas que aguantan con fuerza los cinturones de seguridad a los que se fijan. Además lleva un revestimiento o acolchado realizado con tejidos en polyester, foam y celulosa para la comodidad del bebé. Nada que ver con los alzadores infantiles para butacas de cines, pues éstos se hacen de una sola pieza en una inyectora de pvc con la ayuda de un molde de aluminio. Como podemos apreciar en esta descripción tanto en funcionalidad como en seguridad las diferencias son notables, porque cada tipo de elevador está pensado para un uso totalmente diferente.

Si bien no es un dato muy a tener en cuenta o relevante, aunque queremos dejar constancia aquí del canal de venta de un tipo de elevador y otro pues hay una diferencia considerable. Los SRI (sistemas de retención infantil) para coches se venden siempre orientando a la familia y para un uso temporal, mientras los niños están creciendo y precisan de una seguridad especial mientras viajan en el coche con sus padres. Su venta es individual y a veces pasan de unos hermanos a otros, mientras que los elevadores infantiles para butacas Korflip se venden en conjuntos de 36 unidades acompañados de un práctico carrito con ruedas para su fácil almacenamiento y transporte de un lado a otro del cine, su venta se hace en grandes cantidades a importantes cadenas de cines y teatros.

En cuanto a la costumbre de pasar de un hermano a otro el uso de un elevador infantil, tenemos que decir que los SRI tienen fecha de caducidad, si observamos la pegatina del fabricante podremos ver la fecha de fabricación, pues bien, desde esa fecha hay que contar 10 años, ya que los materiales se desgastan y este sistema pierde eficacia. Con los elevadores infantiles de butacas para cines no ocurre eso, no tienen fecha de caducidad, pues su uso está pensado de forma indefinida, son muy resistentes, incluso su tratamiento ignífugo es permanente, lo cual deja muy claro el alto rendimiento de este tipo de alzadores.

Como conclusión final los elevadores infantiles para coches tienen como objetivo final el que los niños y niñas mantengan su seguridad en todo momento mientras viajen, en cambio los alzadores infantiles para butacas de cines su función es la de proporcionar una posición más elevada para una mejor visión de la película.